Si tu armario abre y cierra con dificultad, seguramente es porque las bisagras están deterioradas por el uso diario. Este es un problema que se presenta con frecuencia pero que puede ser resuelto de manera sencilla. Tú mismo puedes hacerlo sin necesidad de invertir mucho dinero. Simplemente debes atreverte a cambiar esas bisagras viejas por unas nuevas.

Muchas personas tienen armarios antiguos e invierten grandes sumas para colocar unos nuevos tan sólo porque las puertas no abren o cierran con facilidad. En Cerrajería SOS Polanco te daremos sencillos consejos para que tú mismo cambies las bisagras de tus armarios y le des mantenimiento a esos espacios que suelen abandonarse.


  • Antes que nada, detalla con precisión dónde se ubican las bisagras de las puertas de los armarios para que puedas saber cómo están distribuidas y cómo están conformadas, así podrás luego cambiarlas más fácilmente.
  • Cuando vayas a comprar las nuevas bisagras debes cerciorarte de que éstas sean del mismo modelo de las dañadas, sólo así podrás instalarlas con facilidad y hacer que encajen. Lo más recomendable es llevar las antiguas muestras para que puedas comprar las que van a encajar perfectamente en las puertas de tu armario.
  • Consigue herramientas simples como un destornillador plano, otro de cruz, el número de tornillos que necesitará la bisagra, un mazo o martillo, de manera que cuentes con todos los implementos y se facilite tu labor.
  • Llegó el momento de sacar los tornillos con el destornillador para dejar de sujetar las varillas de las bisagras o las placas que unen las puertas. Existen diversos modelos en el mercado, hay bisagras en forma de cilindros con varas centrales, y están también las cuadradas en forma de solapas que sostienen y unen las puertas del armario con el marco.
  • Sean de placas o de varas, retira los tornillos de manera que las puertas queden liberadas. Pon a descansar las puertas en algún lado donde no se caigan y procede a instalar las nuevas.
  • Une nuevamente las puertas mientras instalas las bisagras que compraste recordando muy bien como estaban engranadas de manera que queden perfectamente montadas en tu armario.
  • Abre y cierra las puertas para comprobar que todo quedó perfectamente instalado. Las nuevas bisagras deberán hacer que las puertas abran y cierren de manera fluida y que no rechinen más.

Como ves, no es necesario gastar dinero en un nuevo armario y desechar el que ya tienes. Tú mismo puedes cambiar las bisagras de tus puertas de forma que queden perfectamente engranadas y con mayor movilidad. Todo lo que tienes que hacer es detallar con exactitud cómo van colocadas las bisagras y los tornillos y sustituirlas por las nuevas.

Si deseas cambiar la imagen de tu armario, puedes aprovechas de pintar, tapizar o redecorar las puertas de manera que se vean como nuevas. Aprovecha el momento en que desmontas las puertas para crear todo tipo de diseños sobre las puertas de tu armario de forma fácil.

Fuente: cerrajeros.barcelona